Momento de sintonía

 Un minuto mágico de silencio 

 

En el día a día hacemos las cosas sin tener en cuenta cómo estamos, qué sentimos, qué pensamientos tenemos en esos momentos; y todo eso condiciona nuestros comportamientos y decisiones.

Es conveniente tomarse un tiempo para detenernos, para tomar conciencia de ello, para que, en la medida de lo posible, nuestro comportamiento favorezca nuestro bienestar y el de los miembros del grupo. Para ello, ¡la clave es entrenar!

 

OBJETIVO
 
  • Conectar con las propias emociones y pensamientos y nuestro cuerpo a través de la respiración. 
 
DESARROLLO
 
Se necesita un lugar tranquilo para relajarse, un lugar donde nadie nos moleste; hay que intentar guardar silencio. Se pueden utilizar muchas posturas diferentes para relajarse. Se realizará en el aula, sentados, con la espalda erguida, los brazos sobre los muslos y los ojos cerrados.  
 
Para relajarse es imprescindible mantener una respiración profunda y tranquila. Al relajarse hay que relajar también la mente. El alumnado intentará dejar fluir los pensamientos tranquila y libremente, sin bloquearlos. 
 
Cuando acabe la sesión de relajación, respirarán profundamente, abrirán los ojos y estirarán el cuerpo poco a poco, moviendo brazos y piernas.
 
DURACIÓN
  • El audio dura 3 minutos y 20 segundos. A medida que practicamos el ejercicio, iremos prolongando el silencio hasta llegar a los cuatro minutos. 
  • En 1º y 2º de la ESO, se recomienda la práctica previa de la actividad 1.1 
 
RECURSOS