¿Y CUANDO LAS RELACIONES NO SON BUENAS?

El respeto resulta imprescindible para la convivencia. Pero, en ocasiones y de manera inconsciente, no tratamos bien a las demás personas y, además, no prestamos la debida atención a este aspecto. En otros casos, por el contrario, nos sentimos maltratados/as.
 

En los casos más graves, los malos tratos se suceden una y otra vez, a lo largo de un periodo determinado de tiempo. Si queremos combatir el acoso escolar, debemos capacitar a nuestro alumnado para que no toleren estas situaciones y para que defienda a las víctimas.

Existen diferentes tipos de acoso y, a la hora de enfrentarlos, conviene tener en cuenta las especificidades de cada uno de ellos, para que nuestra actuación sea la adecuada.
 
La violencia contra las mujeres continúa siendo un problema grave en nuestra sociedad y la educación es un ámbito clave para su erradicación. Resulta imprescindible abrir los ojos a alumnos y alumnas ante las actitudes machistas, capacitarlos para hacer frente a las agresiones y ayudarles a mostrar su compromiso ante estas situaciones.
 
Por otra parte, según el último estudio publicado por ISEI-IVEI , la mayoría de quienes están implicados en los casos de acoso escolar son chicos y son numerosos los casos que presentan tintes sexistas y homofóbicos. Ante esta situación es necesario que la escuela preste atención al desarrollo de la identidad tanto de sus alumnos como de sus alumnas y tenga en cuenta este aspecto en el trabajo tutorial.
 
Asimismo, Internet y la Web 2.0 se han convertido en la actualidad en plataformas de encuentro o de desencuentro con los demás compañeros y compañeras, al igual que ocurre en la vida real. Es importante que el alumnado analice sus hábitos de navegación y que valore el daño que pueden producir, tanto a sí mismos como a terceros. En muchos casos, no se percatan de los riesgos que supone el uso de algunas herramientas que emplean, debido a que nunca han tenido referentes educativos para aprender a usar las nuevas tecnologías de manera adecuada.
 
Por todo ello, conviene consensuar las medidas que se adoptarán en clase para combatir los malos tratos. Así podremos explicitar las respuestas que esperamos de nuestro alumnado ante estos actos, de cara a que no se produzcan este tipo de situaciones.
 
Se plantean dinámicas variadas para el logro de los objetivos planteados. Se aconseja trabajar por lo menos una actividad de cada ámbito (cuantas más se lleven a cabo, mejor). Tras la última actividad del cuarto ámbito, se ofrece una herramienta de autoevaluación para cada alumno y alumna, basada en los indicadores de logro que aparecen en la tabla, para posteriormente almacenarla en la carpeta personal BAT, donde dispondrán de todo el material producido a lo largo de las diferentes actividades y que resultará útil para valorar el desarrollo de su trayectoria personal. El o la docente decidirá qué material se puede introducir en la carpeta personal en cada una de las actividades.
 

Objetivos

  • Conseguir estar en sintonía con una/o misma/o.
  • Percatarse de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre las y los demás.
  • Identificar malos tratos de todo tipo e implicarse en las medidas para evitarlos.
  • Mostrar una actitud crítica ante la violencia de género.
  • Analizar con actitud crítica las actividades que realizan en la Red.
  • Asumir el compromiso para combatir el acoso escolar.

Criterios de evaluación

  • Sintonía
  • Punto de vista crítico
  • La solidaridad
  • Cooperación
  • Compromiso
  • Comunicación
  • Igualdad

Indicadores de logro

  • Sabe relajarse.
  • Identifica todo tipo de malos tratos.
  • Se esfuerza por entender los motivos de las conductas ajenas.
  • Detecta la violencia de género.
  • Conoce las características y las consecuencias del acoso escolar.
  • Identifica los riesgos existentes en la Red.
  • Actúa de manera respetuosa en la Red.
  • Muestra empatía ante quienes sufren acoso escolar.
  • Ante los malos tratos, comparte los criterios comunes del grupo.

Actividades