Un momento de relax

1. Muévelos

El mindfulness o la Atención Plena aporta mucho y muy bueno a los niños y a las niñas, del mismo modo que nos aporta beneficios a los adultos. Algunos de estos beneficios son:

  • Mejora la capacidad de atención: Les ayuda a mejorar el rendimiento académico, a ser más eficientes en sus tareas. Aprenden a vivir plenamente su vida, prestando atención al momento presente y disfrutando más de cada instante vivido.
  • Aumenta la capacidad de regulación emocional: Aprenden a reconocer, entender y manejar sus emociones y pensamientos de forma natural. Descubren que están por encima de sus emociones y pensamientos, que todos les aportan algo beneficioso y que todos son transitorios.
  • Incrementa la capacidad de tomar mejores decisiones: A través de la autobservación y el autoconocimiento, aprenden a conocer a fondo todas sus capacidades, fortalezas y limitaciones. De este modo pueden tomar decisiones más conscientes.
  • Aprenden a frenar su mente mejorando su autocontrol: Adquieren capacidades para controlar su estrés y sus miedos antes de que les lleguen a bloquear. Son capaces de salir de esos estados de «secuestro emocional» en los cuales la parte más primitiva del cerebro toma el control y no podemos tomar decisiones racionales.
  • Aprenden a ser más reflexivos, menos impulsivos y a ser capaces de responder en vez de reaccionar frente a los pensamientos o emociones que les surgen.
  • Aumenta su capacidad de resiliencia: Al centrarse en el momento presente, no viviendo con angustia el futuro ni recordando con añoranza el pasado, son capaces de recobrarse mejor tras una experiencia o sentimiento contractivo.

 

Objetivos:

  • Ser cada vez más consciente de las sensaciones y de las emociones.

Tiempo:

  • 15 minutos.

Desarrollo:

No podemos olvidarnos que mente y cuerpo están interrelacionadas. Mindfulness no se queda solo en los pensamientos o emociones, sino que también se fija en lo que pasa en el cuerpo.

Propón a los niños y niñas que salten durante un minuto en el sitio. Luego pídeles que se sienten, con los ojos cerrados con las manos en el pecho para sentir su corazón y su respiración. Pregúntales que han notado en sus cuerpos durante la realización de esta técnica de mindfulness.

Puedes aprovechar para explicarles cómo el movimiento les puede ayudar a cambiar su estado de ánimo por ejemplo cuándo están tristes o enfadados.

Esta actividad ayuda a tomar consciencia de las sensaciones corporales que es muy útil para ayudarles a gestionar sus emociones.

 

------------------

1 https://vivirmindfulness.com/educar/11-ejercicios-de-mindfulness-para-ninos

 

 

2. Círculo de atención

Objetivos:

  • Mejorar la concentración y la cooperación.

Tiempo:

  • Una sesión.

Desarrollo:

Para realizar esta actividad necesitamos ser un grupo como mínimo de 5 personas.

Podemos realizarlo por turnos con grupos de cinco alumnos y alumnas mientras el resto observa con atención y en silencio.

 La persona que dirige el juego presenta un material que debemos ir pasándonos unos a otros con mucho cuidado y atención. 

Podemos empezar por un objeto e ir añadiendo más objetos a la vez para trabajar una mayor atención. Podemos usar, por ejemplo:

  • Una campana que no debe sonar.
  • Pequeños vasos de agua muy llenos.
  • Cascabeles silenciosos.

La actividad comienza pasando una persona a la siguiente en el sentido de las agujas del reloj el objeto que ha presentado la profesora o profesor hasta llegar a la última persona. Se hará así hasta pasar el último objeto. 

Si es un cascabel, habrá de pasar de mano en mano muy cuidadosamente, tanto como para que no suene, ni un poquito…

Si son vasos llenos de agua, habrá que pasarlos muy despacito para que no se derrame ni una sola gota.

Y así sucesivamente.

Esta actividad ayuda muchísimo a la concentración y a la cooperación.

Según el número de alumnos y alumnas que haya en el aula esta actividad se puede realizar a lo largo de varias sesiones, por ejemplo, dos grupos cada día y también según la edad del alumnado o lo acostumbrado que esté.

 

----------------

3. Tres cosas buenas

Objetivos: 

  • Darse cuenta de los sentimientos y de los pensamientos.

Tiempo: 

  • Una sesión.

Desarrollo:

Esta actividad va muy encaminada hacia el reconocimiento de nuestros pensamientos y emociones cuando nos encontramos delante de una decepción y de la identificación de tres cosas buenas que hay en nuestra vida para enfocarnos en lo bueno y compensar las emociones.

Es apto para todas las edades, adultos incluidos.

  • Empieza abriendo un poco de debate sobre si alumnos y alumnas se han sentido decepcionados alguna vez en su vida. Que ellos y ellas puedan explicar sus experiencias; que lo pongan en común.
  • Pregúntales cómo se sintieron ante esa situación.
  • A continuación, di algo de este tipo: «Estoy seguro de que cuando te sientes desilusionado también te pasan cosas buenas. Vamos a mencionar ahora 3 cosas buenas de nuestra vida.»

Es importante tener presente en este ejercicio que de lo que se trata es que los niños y las niñas reconozcan la posibilidad de sentir varias cosas al mismo tiempo. Decepción por algunas situaciones, y al mismo tiempo agradecimiento, reconocimiento, satisfacción, … por otras.

 

---------------------

1  https://themindfulroom.com/juegos-mindfulness-parte1/