¡Contad conmigo!

1. Toma y daca

Debemos educar a las personas jóvenes para que se adapten en la sociedad, para que sean sensibles a las necesidades de otras personas y presten ayuda a la gente que las rodea.

Pero a veces somos nosotros quienes necesitamos la ayuda de las demás personas, y aceptarla nos cuesta mucho trabajo. Es importante aprender a aceptar la ayuda de otras personas, para poder así construir relaciones saludables y equilibradas con nuestro entorno social.

 

Antes de comenzar, es conveniente realizar la  actividad Del estrés a la tranquilidad, con el fin de lograr un ambiente distendido y para que el alumnado se habitúe a este tipo de actividades.

OBJETIVOS 

  • Identificar la sensación de bienestar que genera tanto prestar como recibir ayuda.
  • Saber aceptar la ayuda que nos prestan las personas que nos acompañan en clase o en nuestro entorno cuando la estamos precisando

DESARROLLO

Para empezar, toda la clase verá el vídeo Kindness Boomerang, que se encuentra entre los recursos. A continuación, el profesor o la profesora les planteará una serie de preguntas sobre el tema que han visto en el vídeo, a modo de introducción a su posterior trabajo. Enumeramos algunas de las preguntas que pueden guiar el debate:

  • ¿Qué es un boomerang? ¿Qué características tiene?
  • ¿Qué significa el título original del vídeo, Kindness Boomerang? 
  • ¿Qué emociones han aflorado mientras han visto el vídeo? ¿Con qué relacionan estas emociones, con recibir ayuda o con prestarla? 
  • ¿Es agradable prestar ayuda? ¿Y recibirla? ¿Cuál de las dos es más agradable?
  • ¿Se han identificado con alguna situación? ¿Con cuál? 

Tras reflexionar sobre recibir y prestar ayuda en grupo, cada cual hará un repaso de su vida. Las alumnas y los alumnos rellenarán de manera individual la ficha Laguntza eta nire ongizatea  (La ayuda y mi bienestar) que se ofrece entre los recursos, para recordar la ayuda recibida o prestada en los últimos días. A continuación, en grupos de cuatro, cada persona compartirá con el resto de la clase el aspecto que desee de su ficha. Es importante subrayar que no es obligatorio compartir con las demás personas aquello que no deseen. Se distribuirá el anejo Laguntza eta nire ongizatea  (La ayuda y mi bienestar) a los diferentes grupos, para recoger las aportaciones de toda la clase. 

Utilizando este anexo como modelo, el profesor o la profesora recogerá el trabajo de todos los grupos. Brevemente, recopilará las respuestas a las preguntas que se encuentran en la parte inferior de la página: 

  • ¿Qué es lo que prefiere el alumnado en general, prestar ayuda o recibirla? 
  • ¿Aceptan fácilmente la ayuda ofrecida, o les cuesta trabajo aceptarla?

Cada alumno y cada alumna guardará una ficha en su carpeta personal BAT. El trabajo realizado por todos los grupos se anotará en la pared de forma visible. Si se desea, se puede dar un tiempo para ir añadiendo en dicha página otras ayudas recibidas o concedidas por el alumnado.

Por último, se realizará una pequeña valoración de la sesión con el alumnado ante toda la clase, teniendo en cuenta que los objetivos eran, por un lado, la identificación de la sensación de bienestar que genera tanto prestar como recibir ayuda, y, por otro, saber aceptar la ayuda que nos prestan las personas que nos acompañan en clase o en nuestro entorno cuando la estemos precisando.

  1. ¿Qué es lo que hemos aprendido? ¿De qué nos hemos percatado?
  2. ¿Qué es lo que hacemos bien en nuestras relaciones?
  3. ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

La profesora o el profesor recogerá las respuestas del alumnado y las recordará en la próxima sesión.

RECURSOS

2. ¡Protégete!

Es importante que el alumnado analice sus hábitos de navegación, y han de valorar el daño que pueden provocar no solo a sí mismos sino también a terceras personas. En muchos casos, no son conscientes de los riesgos que puede acarrear el hecho de compartir información privada. No han tenido referentes educativos para aprender cómo utilizar las redes sociales de forma adecuada.

Por tanto, urge disponer de pautas para el uso de las redes sociales y para protegerse tanto de manera individual como colectiva ante usos perjudiciales.

 

OBJETIVOS

  • Identificar las consecuencias de un uso incorrecto de los datos personales en las redes sociales.
  • Actuar de manera responsable con los datos de otras personas en las redes sociales.
  • Comprometerse siempre a respetar los derechos de las demás personas, incluso en las redes sociales.
 

DESARROLLO1

Antes de comenzar, es conveniente realizar la actividad Del estrés a la tranquilidad, con el fin de lograr un ambiente distendido y para que el alumnado se habitúe a este tipo de actividades.

Con la ayuda del profesor o de la profesora, harán una puesta en común sobre los riesgos de compartir los datos en las redes sociales. Como punto de partida, podemos visualizar un vídeo que se encuentra disponible entre los recursos: «La foto de Hannah Baker». Es un extracto de la serie Por 13 razones, disponible en Netflix. Se trata de una historia en la cual se difunde una fotografía realizada por un grupo de chicos a una chica en el parque sin su consentimiento. 

Tras ver el vídeo, el grupo tratará sobre las fotos que se suben a las redes sociales y el daño que se pueden causar. Las preguntas que se pueden utilizar para ello son las siguientes:

  • ¿Tenían derecho los chicos a difundir aquella foto? ¿Por qué lo hicieron?
  • ¿Cómo se sentiría Hannah? ¿Por qué?
  • ¿Veis en las redes sociales imágenes que no os parecen adecuadas y que vosotros no subiríais? Si os llega algo parecido, ¿qué hacéis?

Dividiremos la clase en siete grupos, y el profesor o la profesora repartirá a cada uno de ellos el anejo Zer egingo zenuke (¿Qué es lo que harías?), para que rellenen la tabla correspondiente. En esta ficha se muestran 21 situaciones. Cada grupo analizará tres situaciones. Deben expresar cómo se sentirían ante estas situaciones y qué harían para afrontarlas. Para manifestar los sentimientos que generan estas situaciones se puede recurrir a los emoticonos que se encuentran entre los recursos: tras seleccionar el que mejor refleja sus sentimientos, lo recortan y lo pegan en la columna segunda de la ficha.

Una vez finalizado la actividad, cada grupo explicará a las demás personas el trabajo que han realizado. Leerán las situaciones una a una y se tendrán en cuenta las sugerencias de las demás personas. Se puede recurrir al anexo para recoger las aportaciones de todos los grupos. Una vez finalizada la actividad, podemos colgar la ficha en la pared.

Por último, se realizará una pequeña valoración de la sesión con el alumnado ante toda la clase, teniendo en cuenta que los objetivos eran identificar las consecuencias de un uso incorrecto de los datos personales en las redes sociales, actuar de manera responsable con los datos de otras personas en las redes sociales, y comprometerse siempre a respetar los derechos de las demás personas, incluso en las redes sociales.

  1. ¿Qué es lo que hemos aprendido? ¿De qué nos hemos percatado?
  2. ¿Qué es lo que hacemos bien en nuestras relaciones?
  3. ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

La profesora o el profesor recogerá las respuestas del alumnado y las recordará en la próxima sesión.

RECURSOS 

---------------------------

1 Se legal en internet. Guía para menores. Actividad adaptada.

 

3. Tejiendo redes

En nuestras relaciones, recurrimos más de lo deseable a insultos y a críticas. Estos comportamientos tan solo llevan a la segregación, a la discrepancia y al aislamiento.

Cuando un grupo es capaz de tejer una red de afectos, aumenta su nivel de cohesión. Cada miembro se siente unido a las demás personas, como parte de un todo.

Los miembros de un grupo cohesionado gestionan mejor sus conflictos y se ayudan mutuamente ante las adversidades.

 

OBJETIVOS1

  • Aprender a buscar y expresar lo positivo de otros miembros del grupo.
  • Valorar la importancia de la existencia de un grupo cohesionado.
  • Favorecer la creación de una red de apoyo mutuo.
 

DESARROLLO

Antes de comenzar, es conveniente realizar la actividad Del estrés a la tranquilidad, con el fin de lograr un ambiente distendido y para que el alumnado se habitúe a este tipo de actividades.

Para esta actividad, se requiere un espacio libre para que el alumnado pueda sentarse en círculo. Si en el aula no hubiera espacio para ello, se buscará otro espacio. 

El profesor o la profesora les explicará que emplearán un ovillo de lana para tejer una red entre todos y todas. Para ello, elegirán a un miembro del grupo y, tras haberle dicho una de sus cualidades positivas, pasarán el ovillo a otra persona. Tendrán que pensar bien qué decir, ya que existe una condición: no puede tratarse de características físicas.

A modo de ejemplo, el profesor o la profesora pronunciará el nombre de una persona del grupo y, mirándola a los ojos, le dirá una característica positiva (por ejemplo: «Me ha gustado lo que has dicho antes, me ha parecido muy adecuado»). Acto seguido, le lanzará el ovillo. Esta persona enredará el hilo en un dedo y con la otra mano se lo lanzará a otro compañero o compañera que elija, tras decir su nombre y una cualidad positiva. Esta persona hará lo propio sin soltar el ovillo, hasta que pase por las manos de todo el grupo. 
Las frases deberán ser apropiadas, a saber: «Me siento muy cómodo cuando dices/haces...»; «Me gusta el tono con el que hablas»; «Me parece que eres una persona muy cercana»; «Siempre estás dispuesta a ayudar a otras personas»...

De esta forma, poco a poco se irá tejiendo una red que unirá a todas las personas de clase. El profesor o la profesora les pedirá que digan una palabra que resuma la imagen que tienen enfrente. Si se desea, se pueden escribir dichas palabras en la pizarra. 

Al final, el profesor o la profesora les preguntará cómo se han sentido y qué ha sido lo que más les ha gustado o les ha sorprendido. La red que han tejido entre toda la clase es una metáfora de la naturaleza de un grupo.
Juntos pueden tejer una red que se mantiene unida porque la sostienen entre toda la clase.

Para finalizar, se realizará una pequeña valoración de la sesión con el alumnado ante toda la clase, teniendo en cuenta que los objetivos consistían en aprender a buscar y expresar lo positivo de otros miembros del grupo, favorecer la creación de una red de apoyo mutuo y valorar la importancia de la existencia de un grupo cohesionado.

  1. ¿Qué es lo que hemos aprendido? ¿De qué nos hemos percatado?
  2. ¿Qué es lo que hacemos bien en nuestras relaciones?
  3. ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

La profesora o el profesor recogerá las respuestas del alumnado y las recordará en la próxima sesión.

RECURSOS 

  • Ovillo de lana

---------------------

1 Tejiendo redes. Resolución de conflictos. Aprendiendo juntos. BBVA (2019)