Mejor entre todos y todas

1. El tesoro de mano en mano

Ofrecer y recibir ayuda no resulta sencillo: estamos habituados/as a competir –para ser mejores que las demás personas– y a estar entre los y las primeras. Estas actitudes resultan muy negativas, puesto que están basadas en una comparación: «Yo soy mejor que……….».

 

Los alumnos y las alumnas formarán dos grupos, y cada uno de ellos se pondrá en un extremo del patio. Proporcionaremos un pequeño objeto a uno de los dos (una canica, una tarjeta con una imagen...).

Un alumno o una alumna del grupo esconderá el objeto, para que nadie del otro grupo sepa quién lo lleva. El objetivo del grupo consistirá en que el alumno o la alumna que lleva el tesoro llegue hasta el extremo opuesto de la clase, sin que los miembros del otro grupo le den alcance. El otro grupo, por su parte, se encargará de que esta persona no llegue a su meta. Para eliminar a este alumno o a esta alumna, deberán tocar a esta persona.

Durante la primera parte del juego, un grupo llevará el tesoro que el segundo deberá interceptar, mientras que en la segunda parte cambiarán los roles.

Tras jugar en dos ocasiones, realizarán una reflexión sobre la actividad:

  • ¿De qué estrategia nos hemos servido para que los y las demás no nos alcancen?
  • ¿En qué momento nos hemos sentido bien o mejor? ¿Por qué motivo?

Materiales:

Un objeto pequeño (una canica, una tarjeta, una goma de borrar...)

OBSERVACIÓN::

Podemos dar más de un objeto al grupo que lleva el tesoro, y, al final de la actividad, contaremos el número de objetos que han llegado al otro extremo.

TESORO DE MANO EN MANO


[1] Altuna, J. M. eta Arretxe Dorronsoro, I.: Adimen emozionala. Lehen hezkuntza. 3. Zikloa. (10-12 urte). Donostia: Gipuzkoako Foru Aldundia. Berrikuntzako eta Jakinaren Gizarteko Departamentua. 2008.

 

2. Cooperamos (1)

Los objetivos de esta actividad son, por una parte, comprender a qué nos referimos cuando hablamos de trabajo cooperativo en clase y, por otra, percibir varios aspectos importantes sobre el trabajo colaborativo, como la ayuda mutua, el respeto y la solidaridad.

1.El alumnado se organizará en grupos de cuatro, y distribuiremos el siguiente texto a cada equipo, para que lo lean detenidamente.

Texto: Los gansos

«Cuando se aproxime el próximo otoño y veas a los gansos que se dirigen al sur, para protegerse del invierno, percibirás que vuelan en forma de V. Probablemente te interese saber lo que dice la ciencia sobre este tipo de vuelo. Según se ha podido demostrar, cuando un ave sacude sus alas genera un movimiento en el aire, que ayuda a su compañero que le sigue en la alineación en forma de V. El impulso que logra el conjunto de la bandada de aves es un 77 % superior que volando de manera individual. Las personas que comparten el mismo destino, así como el sentido de comunidad, logran alcanzar su destino de manera mucho más ágil y sencilla, si se ofrecen ayuda entre ellas.

Cada vez que un ganso abandona la bandada, en seguida percibe la resistencia del aire y siente la dificultad que entraña volar en solitario, por lo que rápidamente regresa al grupo, con el fin de obtener el mayor rédito al impulso del miembro de la bandada que le antecede. Si tuviésemos la inteligencia del ganso, viajaríamos junto a aquellas personas que se dirigen hacia la misma dirección.

Cuando el líder de la bandada está extenuado, se traslada a la parte trasera, y cede el testigo a otro miembro del grupo. En las tareas más complejas, obtendremos mejores resultados si organizamos los turnos. Los gansos que viajan en la parte trasera lanzan graznidos para estimular a los líderes, para mantener su velocidad. Los ánimos generan muchos beneficios.

Por último, cuando un ganso se enferma o, por causa de un disparo, resulta herido y se cae, otros dos gansos abandonan el grupo y acuden a su ayuda con el fin de protegerlo. Permanecen junto al ganso herido hasta que se recupere y pueda volar –o eventualmente hasta su muerte–; hasta ese momento, no se reincorporan a otra bandada. Si tuviéramos la inteligencia de un ganso, permaneceríamos unos junto a otros para ayudarnos y protegernos».

2.Cada grupo realizará una reflexión sobre el texto que les hemos entregado. Para ello, podemos recurrir a las siguientes indicaciones:

  • ¿Qué conclusiones podemos sacar de este texto a la hora de aplicarlo a un grupo de personas que comparten el mismo objetivo?
  • ¿Cuál podría ser este objetivo en un grupo de aprendizaje colaborativo?
  • ¿Cuándo podemos afirmar que estamos colaborando en un grupo? ¿Qué significa la colaboración?

A la hora de dirigir la reflexión, el profesor o la profesora que dirija la actividad deberá tener en cuenta las ideas principales de cada texto en todo momento:

  • Las personas que comparten el mismo objetivo y el sentido de comunidad pueden lograr sus objetivos de manera más sencilla, aunando esfuerzos y ayudándose mutuamente.
  • Los resultados del trabajo en equipo son más satisfactorios si organizamos turnos para las tareas, sobre todo para las más difíciles o complicadas.
  • En momentos de desánimo y de desaliento, infundir ánimos puede resultar sumamente útil.
  • La solidaridad, el estar junto al compañero o compañera que precisa de ayuda, es uno de los pilares básicos del trabajo en equipo.

3.Cada grupo anotará en una hoja todo lo que se le ocurra para finalizar estas frases: Colaboramos...

Por ejemplo:

  • Cooperamos cuando estamos unidos y unidas, cuando compartimos el mismo objetivo.
  • Cooperamos cuando tenemos una relación de igualdad y cuando percibimos que nadie está por encima de las demás personas, cuando todos y todas nos valoran y cuando nos sentimos reconocidos y reconocidas.
  • Cooperamos cuando sentimos que nos incumbe a todos los miembros del grupo lo que le sucede a cualquier miembro del mismo.
  • cooperamos cuando nos ayudamos mutuamente.
  • Cooperamos cuando nos animamos mutuamente.
  • Cooperamos cuando cultivamos la amistad.
  • Etcétera.

4.Por último, unirán sus frases y las anotarán en cartulinas, para colgarlas en la pared del aula.

COOPERAMOS 1


[1] Pujolas, P. y Lago, J. R. (Koord.). IK/KI PROGRAMA («Ikasteko Kooperatu / Kooperatzen Ikasi») TALDEAN IKASTEN IRAKASTEKO Ikasketa kooperatiboaren inplementazioa ikasgelan.

3. Cooperamos (2)

Los objetivos de esta actividad son, por una parte, comprender a qué nos referimos cuando hablamos de trabajo cooperativo en clase y, por otra, percibir varios aspectos importantes sobre el trabajo cooperativo, como la ayuda mutua, el respeto y la solidaridad.

1.El alumnado se organizará en grupos de cuatro, y distribuiremos el siguiente texto a cada equipo, para que lo lean detenidamente.

Texto: Asamblea en la carpintería

«Érase una vez un taller de carpintería, donde se organizó una pequeña y curiosa asamblea: todas las herramientas se reunieron para arreglar sus desavenencias. Uno de los útiles más veteranos y respetados, el martillo, asumió la presidencia, pero la asamblea le exigió que abandonara el cargo al instante. “¿Por qué?”, preguntó atónito el martillo. “Vamos a ver, eres una herramienta muy ruidosa y, además, golpeas constantemente”, le espetaron sus compañeros. El martillo aceptó las quejas y, entonces, solicitó que el tornillo también abandonara su puesto. Según su razonamiento, había que darle muchas vueltas para que resultara útil... Ante esta denuncia, decidieron expulsar al tornillo quien, a su vez, exigió que se hiciera lo propio con el papel de lija. Ante toda la asamblea, explicó que su trato era sumamente áspero y que su carácter rozaba con el de los demás. Ante semejante evidencia, el papel de lija no tuvo más remedio que mostrar su acuerdo, siempre y cuando expulsaran también al metro, debido a que medía incesantemente a todos los demás útiles según su propio criterio, como si él fuera el único perfecto.

En aquel momento, llegó el carpintero quien, tras ataviarse el delantal, se puso manos a la obra. Seleccionó una tabla y dos láminas de distinto tipo, y echó mano del metro, del martillo, del tornillo y del papel de lija. Por último, ambas láminas de colores –la primera tenía un color pino muy claro mientras que la segunda tenía tonos anogalados, casi negros– se fundieron en un hermoso tablero de ajedrez, con una superficie fina y suave como la piel de una doncella.

Finalizada la jornada laboral, el taller quedó vacío, y las herramientas retomaron su asamblea y continuaron con la discusión. Entonces, tomó la palabra la sierra, y, en tono firme, manifestó: “Señoras y señores, está claro que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras virtudes. ¡Y vaya si les saca rédito! Es lo que nos hace valiosos. Se acabó el pensar en los aspectos negativos; concentrémonos de una vez por todas en nuestro lado positivo”. En aquel momento, la asamblea de herramientas entendió que el martillo era fuerte, que el tornillo juntaba y prensaba, que el papel de lija era el compañero ideal para limar asperezas y que el metro, por su parte, les proporcionaba precisión. De repente, entendieron que formaban un gran equipo, y que, si colaboraban, serían capaces de alcanzar una gran calidad en sus trabajos. De esta manera, se sintieron orgullosos de colaborar y de la fuerza que esto les proporcionaba».

2.Cada grupo realizará una reflexión sobre el texto que les hemos entregado. Para ello, podemos recurrir a las siguientes indicaciones:

  • ¿Qué conclusiones podemos sacar de este texto a la hora de aplicarlo a un grupo de personas que comparten el mismo objetivo?
  • ¿Cuál podría ser este objetivo en un grupo de aprendizaje cooperativo?
  • ¿Cuándo podemos afirmar que estamos cooperando en un grupo? ¿Qué significa la colaboración?

A la hora de dirigir la reflexión, el docente que dirija la actividad deberá tener en cuenta en todo momento las ideas principales de cada texto.

  • Todos tenemos virtudes que podemos poner al servicio de las demás personas.
  • Si somos capaces de dar lo mejor, entre todos y todas conseguiremos logros importantes.
  • Para que nos acepten tal y como somos, en primer lugar, debemos aceptar a las demás personas como son, respetando las diferencias.

3.Cada grupo anotará en una hoja todo lo que se le ocurra para finalizar estas frases: Cooperamos...

Por ejemplo:

  • Cooperamos cuando estamos unidos y unidas, cuando compartimos el mismo objetivo.
  • Cooperamos cuando tenemos una relación de igualdad y cuando percibimos que nadie está por encima de las demás personas, cuando las demás personas nos valoran y cuando nos sentimos reconocidos y reconocidas.
  • Cooperamos cuando sentimos que nos incumbe a todos los miembros del grupo lo que le sucede a cualquier miembro del mismo.
  • Cooperamos cuando nos ayudamos mutuamente.
  • Cooperamos cuando nos animamos mutuamente.
  • Cooperamos cuando cultivamos la amistad.
  • Etcétera.

4.Por último, unirán sus frases y las anotarán en cartulinas, para colgarlas en la pared del aula.

COOPERAMOS 2


[1] Pujolas, P. y Lago, J. R. (Koord.). IK/KI PROGRAMA («Ikasteko Kooperatu / Kooperatzen Ikasi») TALDEAN IKASTEN IRAKASTEKO Ikasketa kooperatiboaren inplementazioa ikasgelan.

4. Tierra azul

Indicaciones generales para realizar la actividad:

  • Cada alumno y cada alumna dispondrá de una hoja dividida en tres partes (A, B y C, véase la siguiente página).
  • En el apartado A, cada uno/a escribirá los nombres de los animales que aparecen en la lectura (el mayor número posible).
  • Apartado B: A continuación, el alumnado se reunirá en grupos de cuatro o cinco, y en el apartado B unificarán los resultados anotados en el apartado A. Cada alumno/a dirá el nombre de uno de los animales que ha anotado en el primer turno, mientras que otro compañero u otra compañera (secretario/a) lo apuntará en otra hoja. Se harán todos los turnos necesarios hasta que todos los miembros del grupo hayan mencionado los animales que anotaron en el apartado A. En caso de que uno de los miembros tenga un nombre ya mencionado anteriormente, no lo repetirá. Así sucesivamente, hasta que anoten todos los nombres.
  • Apartado C: Por último, todos los grupos de clase juntarán las respuestas de cada grupo.

La tierra azul Anotarán todos los animales que aparecen en el relato

La consecuencia es evidente: cuantas más personas haya para recordar, de una mayor memoria dispondremos. Trabajar en equipo nos permite obtener mejores resultados.

Territorio azul

Mi hermana era la reina de las termitas. Claro, no era una termita de verdad, pero me repetía siempre lo mismo cada vez que jugábamos en el monte. Yo no tenía más remedio que ser el rey de los saltamontes, ya que me di cuenta de que mandaba mucho menos que las termitas. También podía haber sido el rey de las arañas, pero nunca me han gustado demasiado, ni los escarabajos, ni las moscas, ni los mosquitos, ni las abejas, porque estorban y además pican. Tampoco las mariposas, pese a que sus alas son preciosas... Por tanto, me conformaba con saltar como los saltamontes, de un lado para otro, entre plantas y árboles. Pero mi hermana, la reina de las termitas, construyó un palacio subterráneo.

En cualquier caso y puestos a elegir, ahora que no me ve mi hermana, también me gustaría ser un caballo, uno de aquellos que vimos cuando viajamos a Andorra, para correr a través de las montañas de los Pirineos. También me gustaría ser un león, un tigre, una pantera, un lobo... O una jirafa, una cebra, un elefante, un hipopótamo o un rinoceronte.

¿Y qué tal si fuera una tortuga? Como una de aquellas que teníamos en casa cuando era pequeño, aquella que se escapó. Dicen que las tortugas viven muchos años, muchos más que las personas. Y también podría ser una lagartija, ¡se pasan el día tumbados al sol! Y, ¿qué me contáis de los camaleones, que tan bien se camuflan? ¿Y las serpientes, siempre envueltas en un halo de misterio?

De imaginarme, me podría imaginar que soy un ave que puede volar de una punta a otra del mundo, así podría conocer todos los lugares del planeta y haría muchos amigos, como las golondrinas y las cigüeñas. Pero también pienso en las águilas, que son tan esbeltas como las reinas, o los halcones, cazadores sin parangón. Me acuerdo que, cuando era pequeño, teníamos un canario en casa que cantaba muy bien, pero también hay otros pájaros con estas dotes, como el ruiseñor. También hay aves que hablan, los loros, por ejemplo. Y también los que salen solo de noche, como el búho. Sin olvidar las aves que no pueden volar, como los pingüinos, las avestruces y las gallinas. Pero también hay animales que, sin ser aves, pueden volar, como por ejemplo el murciélago.

En cualquier caso, para recorrer el mundo, no hay nada como ser un pez. En el globo terráqueo que tenemos en casa, he visto que el mar cubre prácticamente toda la superficie del mundo. Si fuera un pez, tendría la posibilidad de nadar, y me movería por los océanos constantemente. Podría ser un pez de colores, como uno de esos de las peceras. Pero el pescado que me pone mi madre para comer, esas sardinas, la merluza y el rape ya no me gustan tanto. Tampoco me gustaría ser un chipirón, ni una raba ni una gamba. Lo que sí me gustaría ser es un pez espada o un tiburón, o un pulpo gigante repleto de tentáculos.

Dicen que los delfines, las focas y los leones marinos no son peces. ¡Ay! Me gustaría mucho ser un delfín y poder subir a la cresta de las olas más altas, como aquellos que vi en un documental en la tele. Y ya ser una ballena sería una pasada, pero tienen cara de aburridas. En cualquier caso, estoy convencido de que se lo pasan muy bien, y de que somos nosotros y nosotras los y las que no tenemos ni idea de la cara que tiene una ballena feliz...

Y si tuviera que reinar en algún lugar, me gustaría ser el rey de los mares. Por ahora, me conformo con ir a la playa y con soñar que estoy viajando a través de aquella línea donde se juntan el mar y el cielo, en el horizonte. Estoy seguro de que en esa línea puedo ser una ballena, que puedo volar en el cielo y que puedo observar un mar como el que se ve en el globo terráqueo que tengo en casa: enorme, azul y sin fin.

(Adaptación del relato Contes de l’Univers de Tomás Molina.)

[1] Pujolas, P. y Lago, J. R. (Koord.). IK/KI PROGRAMA («Ikasteko Kooperatu / Kooperatzen Ikasi») TALDEAN IKASTEN IRAKASTEKO Ikasketa kooperatiboaren inplementazioa ikasgelan.

TIERRA AZUL-TABLA ANEXO

 

5. Mejor entre todos y todas

Se presentan tres vídeos y tres situaciones, donde podemos observar que obtenemos mejores resultados si colaboramos entre todos/as.

Dirección para descargar el vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=yirvVi3CFak

Las tres situaciones presentan riesgos, y en las tres se pueden sortear aunando fuerzas, ya que si nos organizamos bien podremos enfrentarnos a las amenazas. En este caso, el riesgo se presenta a modo de acoso; un verdadero peligro. ¿Cómo enfrentarnos?

MEJOR ENTRE TODOS Y TODAS

6. Trabajo en equipo

En este vídeo, nos encontramos con una situación peculiar. Está ambientado en India. Todo el mundo está desesperado... menos uno. Un chico se pone en marcha, y...

Dirección para descargar el vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=m456HkYRvkQ

Probablemente, la situación del vídeo no sucede en tu país, pero...

  • ¿Qué es lo que quieren decir?
  • ¿Por qué se anima la gente a ayudar al chico?
  • ¿Cómo cambia la actitud de la gente?
  • ¿Qué actitud tienen al principio?
  • ¿Y después?
  • ¿Qué ha sucedido?
  • ¿Por qué motivo?

TRABAJO EN EQUIPO