Un momento de relax

1. Primeros auxilios para setimientos desagradables

Se necesita un espacio tranquilo para relajarse, en el que nadie nos moleste. Hay que tratar de permanecer en silencio. Para relajarnos, podremos recurrir a diferentes técnicas, como sentarse en clase, con la espalda erguida, los brazos sobre los muslos y los ojos cerrados.

Para relajarse, es necesario mantener una respiración profunda y sosegada. También debemos relajar la mente. Ha de procurarse que nuestros pensamientos fluyan de forma calmada y libre, sin bloqueos.

Una vez finalizada la sesión de relajación, se realizará una respiración profunda, se abrirán los ojos, se moverán lentamente brazos y piernas, se estirará el cuerpo y, sin movimientos bruscos, nos levantaremos lentamente.

Utilizaremos el siguiente video como guía: Primeros auxilios para los sentimientos desagradables: https://www.youtube.com/watch?v=n6RXyFcjFS0

 


[1] Snel, E.: Tranquilos y atentos como una rana.Editorial Kairós.Barcelona.2017.

PRIMEROS AUXILIOS

2. Una palabra amable sobre mí

Alumnas y alumnos se sentarán en un círculo, y, por turnos, deberán decir algo agradable sobre ellos y ellas mismas. Mientras tanto, el resto del grupo escuchará atentamente.

Habitualmente, resulta difícil o incómodo indicar un aspecto agradable o positivo sobre sí mismo. Por una parte, el alumnado no está habituado y, por otra parte, algunas personas se avergüenzan o tienen la autoestima baja. A través de esta dinámica, aprenderán a adoptar una actitud agradable ante sí mismo, contribuyendo, a su vez, a alimentar su capacidad de exigir lo mismo a las demás personas; es decir, a exigir cuidado y respeto de una manera asertiva.

UNA PALABRA AMABLE SOBRE MÍ


[1] Gascón Aguilar, M.: Creciendo con MindFulness. En casa y en la escuela. Edaf argitaletxea, Madrid, 2017.

3. Una mirada respetuosa

Alumnas y alumnas, por parejas, se pondrán frente a frente, mirándose a los ojos. Les diremos que se cojan de las manos y que deben mirarse, para observar todos los detalles de su compañero o de su compañera.

Esta actividad tendrá un par de minutos de duración.

Al finalizar la observación, les preguntaremos por turnos cómo es su compañero o compañeras, sus aspectos físicos, el color de sus ojos, la forma de la cara, el color de pelo, si tienen pecas o no...

A través de esta dinámica, lo que trabajamos es la conexión con el resto de sus compañeras y compañeros.

UNA MIRADA RESPETUOSA


[1] Gascón Aguilar, M.: Creciendo con MindFulness. En casa y en la escuela. Editorial Edaf, Madrid, 2017.