Somos diferentes, somos iguales

3. Dos manos

Para fortalecer la cohesión del grupo, resulta muy importante que sus miembros se conozcan, saber cuáles son sus intereses, sus necesidades y sus sentimientos. Esto contribuye a que afloren los puntos en común, las divergencias y las especificidades de cada persona, y a valorar la diversidad del grupo, lo que, a su vez, resulta necesario para adquirir un sentimiento de pertenencia, de cara a construir la identidad tanto individual como grupal.

 

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio  , para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

OBJETIVO

  • Conocer los aspectos que contribuyen al bienestar de las compañeras y compañeros.

  • Identificar las situaciones que generan malestar entre las compañeras y compañeros.

  • Respetar los turnos de intervención

DESARROLLO

Antes de dar comienzo a la actividad, la persona docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, y destacará la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona. Asimismo, recordará que todos los participante deben tener la libertad de hablar de sus necesidades.

Se distribuirán el anexo “Me observo” al alumnado, para que las respondan de manera individual.

Para ello, se les recordará que conviene que los comportamientos que mencionan sean muy concretos (términos como «tratar bien» resultarían imprecisos, por lo que es preferible hablar de «aceptación en los juegos», «decir la verdad», etc.) y que estén basados en experiencias personales.

A continuación, de manera individual, dibujarán la silueta de sus manos en un folio y escribirán las respuestas a las preguntas anteriores. En la imagen de la mano izquierda recogerán las respuestas a las preguntas 1 y 3, mientras que en la de la derecha recogerán las relativas a las preguntas 2 y 4.

Las alumnas y alumnos colgarán en la pared del aula las siluetas de la mano izquierda, y en otro muro colocarán las de la derecha.

El objetivo consiste en visibilizar aquello que contribuye a nuestro bienestar. Somos diferentes, pero necesitamos prácticamente de lo mismo para estar bien.

Al final, la profesora o el profesor recogerá todas las fichas «Me observo» del alumnado, para la siguiente actividad.

Las paredes del aula quedarán de esta manera hasta la siguiente sesión.

Realizaremos una breve valoración junto con el alumnado ante toda la clase, considerando que el objetivo consistía en compartir para sentirse bien y poner de manifiesto que somos diferentes pero que necesitamos de estímulos parecidos:

  • ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

  • ¿Qué debemos mejorar?

La profesora o el profesor recogerá las respuestas del alumnado y las recordará en la próxima sesión.

DURACIÓN

45 minutos

RECURSOS

ME OBSERVO

DOS MANOS

2. Nos escuchamos

Para fortalecer la cohesión del grupo, resulta muy importante que sus miembros se conozcan, saber cuáles son sus intereses, sus necesidades y sus sentimientos. Esto contribuye a que afloren los puntos en común, las divergencias y las especificidades de cada persona, y a valorar la diversidad del grupo, lo que, a su vez, resulta necesario para adquirir un sentimiento de pertenencia, de cara a construir la identidad tanto individual como grupal.

 

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio , para lograr un ambiente distendido y que la clase se habitúe a este tipo de actividades.

OBJETIVOS

  •  Conocer los aspectos que contribuyen al bienestar de las compañeras y compañeros.

  • Identificar las situaciones que generan malestar entre las compañeras y compañeros.

  • Respetar los turnos de intervención.

DESARROLLO

Antes de dar comienzo a la actividad, la profesora o profesor deberá explicar su función y objetivos, subrayando la necesidad de lograr un clima respetuoso con respecto a los gustos y las vivencias de cada persona, y recordando que cada participante deberá ser libre de hablar de sus necesidades y que, para ello, es muy importante saber escuchar.

Se entregará el anexo “Me observo” al alumnado, para que las respondan de manera individual. Para ello, se les recordará que conviene que los comportamientos que mencionan sean muy concretos (términos como «tratar bien» resultarían imprecisos, por lo que es preferible hablar de «aceptación en los juegos», «decir la verdad», etc.) y que estén basados en experiencias personales.

A continuación, por parejas, realizarán una entrevista mutua, para lo que recurrirán al anexo titulado «Guión para la entrevista», a la vez que se escuchan de manera activa, concepto en el que se incidirá a lo largo de esta actividad. Quien efectúe las preguntas no podrá hablar; deberá escuchar y recoger por escrito lo que relate su compañera o compañero. No podrá manifestar nada de manera oral, ni por medio del lenguaje no verbal. A lo largo de la primera fase de esta actividad, las diferentes parejas se entrevistarán basándose en el guión preestablecido, y deberán anotar las respuestas en la ficha correspondiente.

En la segunda parte, cada participante dará lectura a lo manifestado por su compañera o compañero, recogiendo y corrigiendo las ideas vertidas, si lo estiman oportuno.

Al final, la profesora o el profesor recogerá las fichas de todo el alumnado , así como la información obtenida de ellas, para la siguiente actividad.

Realizaremos una breve valoración junto con el alumnado ante toda la clase, considerando que el objetivo consistía en compartir para sentirse bien y poner de manifiesto que somos diferentes pero que necesitamos estímulos parecidos para lograr nuestro bienestar:

  • ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

  • ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

La profesora o el profesor recogerá las respuestas del alumnado y las recordará en la próxima sesión.

DURACIÓN

45 minutos

RECURSOS

ME OBSERVO

GUION PARA LAS ENTREVISTAS.DOCX

NOS ESCUCHAMOS

1. Pelota blanca, pelota negra

Para fortalecer la cohesión del grupo, resulta muy importante que sus miembros se conozcan, saber cuáles son sus intereses, sus necesidades y sus sentimientos. Esto contribuye a que afloren los puntos en común, las divergencias y las especificidades de cada persona, y a valorar la diversidad del grupo, lo que, a su vez, resulta necesario para adquirir un sentimiento de pertenencia, de cara a construir la identidad tanto individual como grupal.

 

Antes de comenzar con esta actividad, puede resultar útil hacer el ejercicio , para lograr un ambiente distendido y para que el alumnado se habitúe a este tipo de actividades.

OBJETIVO

  • Conocer los aspectos que contribuyen al bienestar de las compañeras y compañeros.

  • Conocer las situaciones que generan malestar entre las compañeras y compañeros.

  • Respetar los turnos de intervención.

DESARROLLO

Antes de dar comienzo a la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades.

Se entregará el anexo “Me observo” al alumnado, para que las respondan de manera individual.

Para ello, se les recordará que conviene que los comportamientos que mencionan sean muy concretos (términos como «tratar bien» resultarían imprecisos, por lo que es preferible hablar de « ser aceptada o aceptado  en los juegos», «decir la verdad», etc.), y que estén basados en experiencias personales.

A continuación, se colocarán en círculo, en un solo grupo. La profesora o profesor dará comienzo al juego. Se situará en el centro del círculo, con dos pelotas en la mano: una negra y otra blanca. Pronunciará en voz alta su nombre y una característica suya. A continuación, dirá el nombre de una alumna o alumno, a quien pasará la pelota negra después de expresar una situación que le hace sentir bien. Por ejemplo: «Me llamo Jon, y soy alegre. Voy a pasar la pelota a Fátima, y me siento bien porque estáis atentos mientras doy explicaciones». Es importante hablar en primera persona, tal y como se muestra en el ejemplo. La profesora o el profesor tomará una vez más la palabra y, tras decir en voz alta su nombre, pronunciará la de otro u otra miembro del grupo, a quien pasará la pelota blanca después de decir en voz alta una conducta que le molesta. Por ejemplo: «Me llamo Jon, y soy nervioso. Voy a pasar la pelota a Aimar, y me siento mal porque hay ruido mientras doy explicaciones». Las dos compañeras o compañeros que tienen las pelotas se situarán de pie en el centro del círculo y harán lo mismo. Se repetirá el ejercicio hasta que toda la clase haya pasado por el centro del círculo.

Cada alumna y alumno ha tenido la ocasión de lanzar una pelota, la blanca o la negra, no ambas; por lo que la profesora o profesor recogerá las fichas de todo el alumnado, para utilizarlas en la siguiente actividad.

Realizaremos una breve valoración junto con el alumnado en gran grupo, considerando que el objetivo consistía en compartir para sentirse bien y poner de manifiesto que somos diferentes pero que necesitamos estímulos parecidos para lograr nuestro bienestar:

  • ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

  • ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

La profesora o el profesor recogerá las respuestas del alumnado y las recordará en la próxima sesión.

DURACIÓN

45 minutos

RECURSOS

 

Dos pelotas. Una negra y otra blanca.

ME OBSERVO

PELOTA BLANCA, PELOTA NEGRA